CONTEXTO

La Unión Europea ha definido recientemente como objetivo alcanzar una reducción del 55% en las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y lograr la neutralidad de emisiones para 2050.

Para alcanzar dichos objetivos ambiciosos, Europa tiene varios retos por delante, tales como fomentar la integración de las energías renovables y ofrecer nuevas soluciones tecnológicas para sectores altamente contaminantes de la economía.

Una solución disponible que contribuye a enfrentar estos desafíos es el uso de hidrógeno. El hidrógeno puede servir como un portador de energía limpia impulsando la integración de las energías renovables en el sistema energético, permite el almacenamiento energético y es una solución de descarbonización muy interesante para aplicaciones finales en sectores industriales, en movilidad, etc. Es por esto que en Euskadi se está realizando una apuesta relevante por las tecnologías del hidrógeno como se puede concluir de la publicación de la Estrategia Vasca del Hidrógeno, la creación de la iniciativa del Corredor Vasco del Hidrógeno o la creación del Foro Sectorial del H2 del Cluster de Energía, entre otras iniciativas.

La investigación en el campo de la distribución, transporte y almacenamiento de hidrógeno es crucial para crear una infraestructura económica que permita transportar hidrógeno desde regiones que produzcan esta materia prima a bajo coste a regiones demandantes.

Hombre tocando un árbol
Contenedores de hidrógeno
+

Existen diferentes opciones de transporte y almacenamiento de hidrógeno cuya adecuación depende de la cantidad y la distancia:

  • En estado gaseoso (a presión), líquido (criogénico) o portadores líquidos.
  • A través de tuberías o mediante camiones, barcos o trenes.
  • Almacenamiento subterráneo.

Para el caso de transporte masivo de hidrógeno a largas distancias (p. ej. entre países, continentes) se prevé que los portadores líquidos de hidrógeno sean una solución muy interesante. En este proceso de transporte, el hidrógeno se une a un portador líquido en la región productora de hidrógeno (hidrogenación). Después, el portador hidrogenado se puede transportar, por ejemplo, en barco hasta la región demandante de hidrógeno, y en esta última se puede extraer el hidrógeno del portador (proceso de deshidrogenación) para su uso final, y el portador deshidrogenado vuelve en barco al país generador de hidrógeno cerrándose el ciclo.

Infografía portador hidrógeno